viernes, 9 de febrero de 2018

Parentalización: cuando el más maduro es el hijo.

Si te ves que padeces chantaje emocional por parte de alguno de tus padres, o si cuando tomas una decisión que te beneficia a ti, o que implica que no harás lo que ellos quieren, se lamentan y te hacen sentir mal explotando la culpa y la pena, estás siendo más maduro que ellos, y seguramente actúes como su padre/madre psicológico.

Cada vez es más frecuente encontrar a personas que comentan que sus padres no parecen haber salido de la adolescencia. Puede que sean muy maduros para trabajar y ganar dinero pero, normalmente, a ningún niño le quita el sueño que su padre no pague las facturas.

El niño/ niña #PARENTALIZADO, lo es porque sus padres/madres, están más inmersos en satisfacer sus propias carencias, que en cubrir las necesidades de sus hijos, que no pueden ni deben ser cubiertas por otros que sus propios padres.

Cuando un padre/madre está inmerso en sus dramas emocionales, a menudo arrastra a sus hijos con ellos, y la psique de estos niños sólo tiene dos opciones: ser más maduros que sus padres para salir lo más airosos posibles, o repetir el drama.

Madurar antes de tiempo, no es ninguna ventaja adaptativa, es una estrategia de supervivencia, y como ya se ha comentado en otras ocasiones, las estrategias de supervivencia son perjudiciales a la larga porque son rígidas, sólo contemplan la huida del peligro, a pesar de que sea una huida hacia delante.
El trastorno por ESTRÉS POST-TRAUMÁTICO también es una estrategia de supervivencia cuando se ha vivido una situación en la que la vida ha estado en peligro real, y quienes la padecen, no se sienten adaptados en absoluto.

¿Cómo saber has sido un/a niño/a PARENTALIZADO?

1. Empezaste a hacerte cargo de responsabilidades antes que la mayoría de los/las niños/as de tu edad.

2. Tuviste que aprender a gestionar situaciones de crisis con bastante frecuencia: la nevera vacía, volverte sólo/a del colegio siendo muy pequeño, aprender a animar a "mamá" cuando le daban sus crisis, etc.

 3. Los adultos de tu entorno daban por hecho que podías gestionar tus obligaciones como niño/a y mantenerte: preparar tu comida, administrar presupuestos, protegerte de posibles peligros, etc.

4. Te hiciste cargo de hermanos/as pequeños/as, familiares enfermos, mayores, etc; cuando todavía estabas en el colegio, o eras muy joven.

5. Te reprochaban tus errores como a otro adulto más, y tenías consecuencias de adulto: Si perdías algo no lo reponían, te quedabas sin comer si no te acordabas de ir a comprar o estropeabas la comida, etc.

6. Has pasado muchas horas del día sin adultos de tu familia a tu alrededor, o te han dejado a solas en casa durante la noche, o durante varios días.

7. Tú tenías que estar al tanto de tus propios cuidados, como revisiones a médicos, dentistas, tutorías en el colegio, actividades extra-escolares, etc.

8. Has ido sumando responsabilidades en tu vida adulta y tiendes a ocuparte de lo que te pertenece a ti, y de lo que le pertenece a otros, o por el contrario, tiendes a huir todo lo posible de posibles fuentes de responsabilidad: relaciones estables, trabajos a largo plazo, deudas, hijos, mascotas, etc.

9. No te gusta ver que necesitas ayuda, porque sientes que te conviertes en una carga para los demás.

10. Tiendes a pensar que cuando las personas que te rodean están descontentas es por ti.

11. Te sientes principalmente triste la mayor parte del tiempo, o mantienes ciertos aspectos de tu vida en un estado de infantilidad o pendientes de desarrollar.

Algunos de estos puntos se consideran hoy ejemplos de maltrato infantil, y cuando son descubiertos por las autoridades, pueden dar lugar a la pérdida de la patria potestad de los hijos, debido a la gravedad de las secuelas que pueden producir y a que algunos son claros ejemplos de abandono.

Tomar consciencia de la descompensación vivida en la infancia o adolescencia, puede ayudar a entender sensaciones de DESCONTENTO general CON LA VIDA, patrones repetitivos y auto-sabotajes. Trabajar estas emociones de la infancia ayuda a cambiar las estrategias de supervivencia limitantes por mapas de conducta más amplios y adaptativos.

sábado, 3 de febrero de 2018

El dolor en Bioneuroemocion

El dolor físico, o Nocicepcion es la percepción de molestia física debido a la inervación de las vías nerviosas que transportan las señales al cerebro del dolor.

El #dolor puede estar producido por contusión, laceración, inflamación, quemadura, descarga nerviosa, y en general, cualquier estímulo que represente un peligro para la integridad del cuerpo físico.

Las vías que trasmiten el dolor son las más rápidas del sistema nervioso. Puesto que cuánto antes se detecta la fuente de peligro, antes puede evitarse.

¿Cómo se relacionan el dolor físico con el inconsciente?
Las somatizaciones que cursan con dolor, cuándo no se percibe inflamación o laceración, nos indican como la percepción errónea de FALTA DE CAPACIDAD.

El sentimiento de no ser CAPAZ pone al individuo en peligro biológico, y el inconsciente muestra entonces que la capacidad está (en el cuerpo físico) y pone en marcha la descarga eléctrica de las vías del dolor.

El inconsciente sigue una ley de 1:1, si existe la parte del cuerpo, existe la función y viceversa. Es un intento de recordarle a sí mismo/a que no hay impedimentos físicos para poner COHERENCIA EMOCIONAL.

Significado de algunos dolores según la #Bioneuroemocion:

Dolor de cabeza: no me siento capaz de resolver tantos "problemas" (mentales).

Dolor de muelas: no me siento capaz de reducir la gravedad de mis circunstancias. (convertir un gran problema en varios pequeños problemas más fáciles de intervenir).

Dolor de garganta: no me siento capaz de decir lo que quiero o necesito decir.

Dolor de cuello: no me siento capaz de poner en coherencia (unir) lo que pienso (con la cabeza) y lo que hago (con el cuerpo).

Dolor de hombros: no me siento capaz de seguir adelante con tantas responsabilidades (generalmente porque se llevan responsabilidades de otros).

Dolor de espalda: no me siento apoyado/a para cargar con este peso (emocional).

Dolor de cadera: no me siento capaz de decidir cuál será la dirección en la que dirigiré mi vida ahora.

Dolor en el útero: no me siento capaz de gestionar mi casa, mi hogar, mi familia. Me faltan recursos o no me dejan decidir lo que quiero para mi hogar (puede ser a nivel emocional, territorial o físico)

Dolor de rodilla: no me siento capaz de seguir "doblegando" mi voluntad, de humillarme o de obedecer.

Al ser conscientes de estás auto-limitaciones, se puede poner coherencia y cambiar el sistema de creencias limitante, para poder experimentar cada situación desde nuestro máximo potencial.

domingo, 21 de enero de 2018

Tomar consciencia para Sanar

Todo síntoma es la consecuencia de un desorden orgánico o emocional. Encontrar el "orden" produce lo que entendemos como sanación o recuperación.

El desorden puede ser físico y producir enfermedades o somatizaciones, y también puede ser emocional, psicológico, mental, etc., y producir patrones mentales o conductuales enfermizos.

Muchas personas preguntan: Creo que ya encontré el origen de mi problema ¿ahora me curare?

1. Cuando encuentras realmente la solución no cabe ningún cuestionamiento.

2. Entender sin pasar a la acción, es como saber un idioma y no hablarlo, no sirve para nada. Sanar implica 50% consciencia y 50% acción.

3. Si no hay un cambio automático en lo que haces o en cómo lo vives, no has tomado consciencia.

4. La consciencia e información son cosas completamente diferentes.
La información pueden ser creencias, si sólo cambia el "porqué" crees que tienes un síntoma (antes era físico, ahora es "herencia emocional") no sanas nada.


5. Consciencia es saber que ahora sabes. Es certeza interna de que algo es así, sin que la fuente de dicha certeza sea un paradigma externo. Ya no puedes vivir de otra manera, ya no puedes actuar de otra forma. Es este cambio, el que produce la sanación.

6. Buscar qué significa tu síntoma en Internet no te va ha ayudar a sanar, busca dónde tienes tus propios conflictos, dónde estás siendo incoherente.

7. Pensar en "¿Cómo me sano?" es igual que decir ¿cómo entiendo un idioma si no lo conozco? Hablas con la mente racional, que no se a enterado de la película y por eso sólo piensas en quitarte tus síntomas.

9. La pregunta correcta es ¿Para qué me sirve este síntoma?  Entonces estás hablando con tu inconsciente, estás partiendo de que eres tú y no "el universo"  quien ha decidido la ausencia de salud, para algo, y que cuando entiendas qué estabas escondiendo, buscando, rechazando, etc., con esos síntomas, podrás decidir hacerlo de frente, o simplemente no hacerlo, sin conflictos.

10. Cuando encuentras el verdadero para qué, ya te estás sanando, no hay que esperar nada.

11. Hacer las cuarentenas, sólo tiene sentido, si durante estos cuarenta días dejas de cuestionarte "y porqué a mí" y empiezas a entender el "yo ahora sé".

lunes, 15 de enero de 2018

Comedor emocional, cuando las emociones afectan a cómo comemos.

Estar triste y tener apetencia por el helado, sentir rabia y no comer durante muchas horas... son los patrones que algunas personas hacer diariamente, cuando su alimentación está ligada a su estado de ánimo, son los #Comedores emocionales.

Test de 12 preguntas para saber si alguien es un/a #comedor/a emocional.

1. ¿Cuándo estás triste sientes apetencia por alimentos dulces?

2. ¿Cuándo estás cansado/a tiendes a comer pan, patatas, pasta, hidratos de carbono simples, etc?

3. ¿Cuándo estás solo/a comes menos que cuando estás acompañado/a?

4. ¿Cuándo estás solo/a comes comida de peor calidad que cuando no lo estás?

5. ¿Tienes un alimento preferido y te "recompensas" con dicho alimento cuando haces algo bien?

6. ¿Si te sientes rechazado/a tienes tendencia a comer menos o no comer?

7. ¿Tienes facilidad para perder peso y también para ganarlo?

8. ¿Puedes pasar de comer muy poco en un día, a comer mucho al día siguiente?

9. ¿Tienes un tipo de alimento para cuando necesitas un "rescate" emocional, cómo después de una ruptura?

10. ¿Si no tienes que cocinar para los otros/as, comes muy poco o casi nada para salir del paso?

11. ¿Sueles consumir alimentos que son "bombas" calóricas con frecuencia?

12. ¿Te cuesta trabajo comer solo/a sin estar mirando el móvil, la tele, etc?

Si tus respuesta a la mayoría de estas preguntas es afirmativa, posiblemente seas un/a comedor/a emocional.

Esta forma de relacionarse con la comida puede producir desórdenes alimenticios más severos, como anorexia, bulimia, sobrepeso, etc.

Con la terapia emocional y adecuada en cada caso, se puede conseguir una relación saludable con la comida, generando mayor salud física y emocional.

martes, 9 de enero de 2018

la muerte de un recién nacido. Hacer el duelo

A nivel emocional, un hijo es un hijo, independientemente de su tiempo de gestación.  

Cuando una mujer sabe que está embarazada, ya sabe que es mamá, su proceso siguiente será aceptarlo o no.
Cuando ya se ha aceptado el embarazo, ahora llega el momento de expresarlo al resto, generalmente el primero en saberlo suele ser el papá del bebé.
En ese momento, ya eres mamá o papá. Sin saber cómo hacerlo, ya estás haciendo de madre o de padre, desde el momento en que sabes que existirá un bebé. Decides qué comer, qué hacer, dónde estar y con quién, y las decisiones ya no las tomas por ti mismo/a, ahora hay otro ser cuyas prioridades son también las tuyas.

En medio del proyecto, cada papá o mamá, empieza a idear cómo será su vida y su bebé. ¿Qué aspecto tendrá? ¿Será niño o niña?...
Independientemente, de en qué momento se produzca, el final improvisto de ese proyecto genera un trauma. Porque la muerte de un bebé, son dos conceptos completamente opuestos, pero pueden suceder en cualquier punto del proyecto.

Se generan los distintos tipos de conflictos de todas las pérdidas traumáticos:
Injusticia: que produce rabia porque no se justifica la muerte de un bebé en ningún contexto. 
Culpabilidad: porque se tenderá a pensar qué algo se pudo hacer de otra manera para evitarlo.
Rencor: porque en algún momento se sentirá que algo o alguien ha sido culpable, en mayor o menor medida.
Tristeza: porque no se entenderá el porqué o el para qué de la pérdida y el sufrimiento. 
Miedo: por la posibilidad de que vuelva a suceder en el futuro.

En todo proceso de duelo por perdida, hay que tener seguir unos pasos:
Primero, reconocer que se ha producido una perdida y que dicha pérdida produce dolor.
Después, permitirse el momento y la situación de intimidad para poder expresar libremente lo que se siente. 
Dejar de lado los reproches a uno mismo o a los demás, porque de lo contrario el dolor se vuelve circular y no se puede gestionar saludablemente. 
Permitirse estar mal, sin necesidad de fingir o de tener que funcionar perfectamente al momento. No somos robot, y lo que nos hace humanos es la capacidad de ser emocionales.
No pretender que el tiempo cure el dolor, el tiempo sólo nos hace más viejos. 

En Bioneuroemocion, los procesos de duelos de muertes fetales o abortos que no se gestionan, se convierten en lastres emocionales para los hijos siguientes. Se denominan entonces, hijos de sustitución, yaciente o heredero fantasma. Todas formas de decir que el hijo que viene después de un aborto o muerte fetal, arrastrará el peso de lo sucedido en su inconsciente, en todos los aspectos de su vida, puesto que su inconsciente le dice "estás aquí porque otro murió".

En los casos concretos de duelo por muerte fetal, existe un protocolo de trabajo con los padres, para que puedan gestionar la pérdida sin que la relación y la propia autoestima se resientan. Existe bibliografía disponible al respecto, pero lo recomendable es hacer este proceso con el acompañamiento de un profesional de la salud, cualificado y con experiencia. 

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Cuando ser mamá o papá es casi imposible, o el CONFLICTO DE NO NIÑO

Si llevas mucho tiempo queriendo ser mamá o papá, si ves que cada vez te alejas más de la edad a la que querías serlo, posiblemente tengas, lo que se conoce en Bioneuroemocion como Conflicto de NO NIÑOS.

Quienes piensan en la maternidad / paternidad y se les pone el pelo de punta, también pueden estar dentro de este conflicto, pero ¿Qué es un Conflicto de NO NIÑO? 

En resumen es la falta de los elementos imprescindibles de cada persona para ser padre o madre, que hace que rechace o no pueda ser, lo que por otro lado, es una ley biológica. 

Pensemos por un momento, que el instinto de supervivencia de la especie, funciona correctamente cuando todos los miembros de la misma sienten la necesidad de reproducirse, de otra forma, la especie estaría en grave peligro.
Algo no va bien, en la familia, el entorno, la sociedad o la propia persona, cuando está tendencia se extiende en occidente.


Quienes tienen hijos, porque son el resultado de la interacción sexual con el género opuesto, pero no porque realmente deseen tener hijos, también pueden estar dentro de este conflicto. 

¿Cómo sé si tengo el Conflicto de NO NIÑO?

QUIERO tener hijos pero

Las más  significativas:
  • No puedo concebir por medios naturales.
  • He tenido abortos involuntarios. 
  • No tengo pareja estable, o mis parejas tienen ya hijos de relaciones anteriores.
  • No puedo mantener relaciones sexuales.
  • Mantengo relaciones sexuales con personas estériles.
  • No me agrada mantener relaciones sexuales con mi pareja.
  • Tengo problemas de salud como: cáncer de próstata, de ovario, miomas, etc.

Importantes:
  • Tengo una pareja muchos, muchos años mayor que yo.
  • Entre mi pareja y yo no reunimos las condiciones económicas para tener independencia económica.
  • No tengo vivienda propia, o vivo con mi familia.
  • Tengo que ocuparme de algún familiar enfermo, mayor, o dependiente.
  • Mi pareja no está en casa porque: tenemos una relación a distancia, trabaja fuera o muchas horas...

NO QUIERO tener hijos y:
  • He tenido embarazos no deseados.
  • He abortado voluntariamente.
  • Mis relaciones se terminan cuando empiezan a ser estables.
  • No tengo recursos económicos para ser independiente.

El conflicto de NO NIÑOS, está muy relacionado con el proyecto sentido, con la memoria embrionaria, con memorias de carencias, abortos, hijos no deseados, mujeres que mueren dando a luz, niños que mueren de hambre o por descuidos, etc.

martes, 28 de noviembre de 2017

Sobrepeso, anorexia, bulimia y otros trastornos alimenticios. El alimento emocional.

El primer alimento que recibe un humano, generalmente, es el alimento de la leche materna, o aquel que le da quienes hacen la función de la madre.

La biología establece entonces una relación de dependencia y búsqueda del alimento a través de la figura materna. Porque ningún bebé podría alimentarse por el mismo en la naturaleza.


De esta forma el primer recuerdo de atención y cariño es, al mismo tiempo, el momento de la primera comida. Desde entonces existe un precedente en el inconsciente que asocia comida con: protección, ataque, aceptación, rechazo, alegría, miedo...

Para la #Bioneuroemocion, la comida es mamá. (¿siempre mamá?, no también es papá pero en segundo orden) La relación con la comida es sinónimo de la relación con la madre, a tantos niveles como formas hay de vivir esa relación con mamá.

¿Dónde está papá?  En la calidad del alimento que me da mamá. Pensemos en una hembra de homínido que acaba de dar a luz a su bebé, ¿puede ponerse automáticamente a cazar? No, y menos cuanto más largo el embarazo y más complicado el parto. En esto el humano es el rey, no hay animal que al gestarse y al nacer, deje tan dependiente a su madre como el humano, por lo tanto, el tipo y calidad del alimento depende del papá del bebé.

Del tipo y mangitud de la carencia de afecto o "alimento emocional" dependerá el tipo de somatización:


La anorexia se entiende como un rechazo máximo del alimento EMOCIONAL que da la madre.
Patrón rechazo-rechazo.

La bulimia es la búsqueda de un alimento más nutritivo, que después es rechazado por el sufrimiento que implica estar en contacto con el afecto que nos da mamá. Patrón búsqueda-rechazo.

El sobrepeso es la forma de mantener durante más tiempo el amor fugaz, condicionado o escaso que recibo de mamá.
Patrón rechazo-búsqueda

Cualquier forma de trastorno alimenticio es, en gran medida, síntoma del afecto o autoestima de quienes los padecen. Además de trabajar los vacíos afectivos y los rechazos con la madre, hay que trabajar la autoexigencia desmedida, la crítica, el auto-rechazo y, en definitiva, todo lo necesario para conseguir una autoestima saludable.

"Aunque me faltó amor ayer, yo puedo aprender a darme amor de calidad hoy"

sábado, 11 de noviembre de 2017

La sombra: la lucha por esconder nuestros conflictos

Hace bastante tiempo que Jung explicó cómo se organiza el consciente en lo que queremos mostrar y maximizar, y aquellos que queremos esconder y reducir.

La sombra también se hereda, puesto que se compone de todos los tabús de nuestra cultura y nuestro entorno más cercano. 

En tú sombra puedes encontrar temas relacionados con:
-La muerte. 
-El sexo.
-La enfermedad.
-La religión. 
-El dinero.
-La rabia.
- Etc.

"Casualidades" de la vida, son los temas que más se guardan en el inconsciente colectivo, los que heredamos, los que somatizamos y los que nos frenan. Porque estamos pensando que la solución es una huida hacía delante, cuando el árbol sólo nos pide una cosa: vivirlo con amor, cuando otros lo vivieron con miedo, para poderlo trascender.

En la sombra está aquella parte de uno mismo que se pretende ignorar, eliminar o negar su existencia, pero que cuando se mantiene demasiado escondida, tarde o temprano explota y hace que veamos nuestra peor cara.


La sombra no es ni buena, ni mala. Es el lugar donde ponemos lo que reprimimos. Cuanto mayor represión hay en nuestras vidas, mayor es nuestra sombra, y menos consciente somos entonces, de porqué hay ciertas partes de nuestras respuestas, conductas o decisiones, que no podemos controlar. 


Como todo lo que realmente nos define, también se hereda. La mujer que es hija de una señora puritana y que vive la sexualidad como un pecado, tendrá en la sombra la lujuria. 

El universo es equilibrio, y está a su vez compuesto de caos y orden. Luz y oscuridad, consciente e inconsciente, quien quieres ser y quien reprimes, ninguno más auténtico, bueno o necesario que el otro.

En Bioneuroemocion la sombra es aquello que al mismo tiempo que resuena, produce un gran rechazo en el consultante. Porque lo que no está en ti, te deja im-pasible, lo que te a-pasiona, (por fuerte atracción o rechazo) está en ti, y sólo te hace falta verlo y aceptarlo como lo que es, una parte del ser que eres, para poder ser libre y empezar a ordenar lo que ha estado durante generaciones en la sombra.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Lo prohibido apetece, pero es química neuronal que pronto desaparece.

En neuro-márketing se conoce el poder de atracción que tiene lo prohibido, por eso cada vez más podemos ver anuncios en la "tele" donde te muestran un coche y la situación es descarada, irreverente o va en contra de la ley. No sólo vende el sexo, lo prohibido también.

Quién no recuerda de pequeño que le dijesen: "¡No sales a la calle hasta que no termines los deberes!" Acto seguido, lo que hubiese en la calle se volvía irresistible, más divertido, más apetecible, aunque fuese lo mismo de todas las tardes.

De la misma forma, basta ponerse a dieta, para que el alimento prohibido que antes no era tan llamativo, apetezca y se antoje el mayor de los manjares (atracón y arrepentimiento incluidos).


Y si unimos, el sexo con lo prohibido, la mezcla puede ser explosiva, y como una carga de TNT dejar arrasadas todas las áreas de nuestra vida, si no utilizamos el sentido común a tiempo.

El fenómeno de la irreverencia, de lo que va en contra de las normas, de lo que está mal visto o sancionado, sirve tanto para vender un coche, una colonia, como para arruinar un matrimonio de muchos años. Lo prohibido estimula la zona del cerebro que altera el sistema nervioso: las pupilas se dilatan, se acelera el pulso y la respiración, el bello se eriza, se detienen procesos como la digestión, y todo se vuelve más intenso y profundo. Este fenómeno se debe a la segregación de una sustancia que ayuda al organismo a ponerse en "modo supervivencia": La adrenalina.

La adrenalina funciona en el cerebro como un estimulante, que al mismo tiempo, potencia el resto de reacciones químicas que producen emociones, la alegría es más intensa, el placer es más intenso, etc. Como si de heroína se tratase, la persona experimenta el llamado "subidón" y es entonces, cuando todo lo que realiza bajo el influjo de la adrenalina es más intenso, si además, se realiza algo placentero de por sí, como comer o satisfacer cualquier necesidad, la sensación placetera se potencia todavía más.

En terapia de Pareja se observa con mucha frecuencia, como las infidelidades se producen mayoritariamente por este factor, "la búsqueda de la adrenalina y la satisfacción de las necesidades sexuales", que lleva a la persona a creer, que esa tentanción prohibida pueda llegar a convertirse en un objeto que le inspire amor, o una mejor versión de lo que ya tiene. 

El prototípico caso del señor que deja a su mujer por una chica más joven, creyendo que sentirá la misma satisfacción al acostarse con ésta en el futuro, y... ¡sorpresa! cuando la chica joven se convierte en la nueva pareja oficial, pasa a no ser un estímulo prohibido, y adiós a la química de la adrenalina, llega el aburrimiento y con éste, el arrepentimiento, porque no es verdad que la química de lo prohibido dure para siempre, de hecho, dura mucho menos cuanto más contacto con el estímulo prohibido.

Por este tipo de fenómenos, es recomendable darnos tiempo para reflexionar antes de hacer un cambio radical, o que implique cambios en múltiples áreas de la vida; pensar qué cosas cambiarán cuando ya no sea algo prohibido, para que la química de lo prohibido no nos nuble el juicio.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Amor y sexualidad: Lo que diferencia a hombres y mujeres.

El proceso de enamoramiento, entendido como las interacciones entre dos personas que, pasan de ser meros conocidos a ser amantes, pasa por una serie de procesos psicológicos y químicos, pero no son iguales para los hombres que para las mujeres.

Obviamente, la función biológica de las relaciones sexuales está claramente explicada: La reproducción y supervivencia de la especie. Es en el enamoramiento, donde las teorías chocan.

Hay corrientes que sostienen que "el enamoramiento romántico es un invento moderno", y que sólo hay evidencias de que exista como tal en occidente, cuando "los matrimonios dejaron de ser exclusivamente concertados" y pudimos empezar a decidir.

Otras teorías, explican que el enamoramiento (no romántico) que siente una madre por su hijo, se debe a la biología, y es una herramienta que garantiza el compromiso de la madre con su bebé, para luchar por la supervivencia del bebé y que la especie continúe.

Los hombres se enamoran igual que las mujeres, y las mujeres sienten atracción sexual igual que los hombres; hasta aquí todo igual ¿Dónde están las diferencias?

El deseo se produce de la misma forma química, tanto en el cerebro de un hombre, como el el cerebro de una mujer. 
La diferencia más relevante está en el orden de los pasos y en cómo se da el proceso de enamoramiento.

Los hombres, generalmente, se enamoran de una mujer a través de la segregación de hormonas y neurotransmisores, que producen cuando experimentan varias relaciones sexuales con una misma mujer*. Esto se explica, por la necesidad de pasar tiempo con la mujer después de las relaciones, para cuidar de ella durante el embarazo y después establecer lazos de afinidad con el bebé. 


*Este tipo de funcionamiento, nos aclara, el porqué algunos hombres reusan tener varios encuentros sexuales con la misma mujer, o al poco tiempo, terminen la relación. Tienen un conflicto con el amor (de forma inconsciente o consciente) y están evitando sentirse enamorados.

*Existen hombres con estructuras más feminizadas, que experimentan el afecto romántico por una mujer antes de tener relaciones sexuales con ésta, pero no podemos asegurar que no hayan existido fantasías sexuales previas al enamoramiento.

*Todos los hombres no sienten las mismas reacciones emocionales después de tener relaciones sexuales con diferentes mujeres, porque en la reacciones química del cerebro también interfieren elementos como: La intensidad del deseo, las expectativas, las creencias sobre la actitud o personalidad de la mujer, el estado psico-fisiológico del hombre, la adrenalina que se experimenta cuando se hace algo peligrosos o que está prohibido, etc.

Las mujeres por el contrario, se enamoran con las muestras de interés que experimentan durante la fase de "cortejo"**. En la que el hombre pone todas sus capacidades para convencer a su compañera de que es el adecuado: No supone una amenaza, cuidará de ella adecuadamente y si quedase embarazada, también cuidará de ella y de su bebé.

**Al igual que existen hombres con procesos feminizados, existen mujeres con procesos masculinizados. Desde que la medicina permitió a la mujer decidir cómo y cuándo podía quedarse embarazada, muchas mujeres evitan el periodo de cortejo, para no sentirse "enamoradas", y así poder satisfacer sus necesidades físicas con independencia del romanticismo.

**El proceso de cortejo, también explica el porqué de la frecuente desilusión de la mujer por su pareja, cuando pasa un tiempo o se formaliza la relación, y ya no es imprescindible el cortejo para poder mantener relaciones sexuales.

Para que se mantenga el enamoramiento en una pareja hay que saber mantener ambas posiciones a lo largo del tiempo, evitando así las frustraciones o decepciones, y pudiendo mantener una vida sexual plena.